El castor y las botas

Te contaré una historia:

Érase una vez, una ciudad histórica muy bonita agraciada con mucha naturaleza, y en ella habitaba un chico que vino de otro país, estaba perdido, pues había vivido experiencias difíciles, y había acabado recién una etapa de su vida, había dejado su trabajado y culminado un proyecto importante. Quería pedirle algo a la vida pero no sabía qué.

Un buen día se despertó y dijo: “voy a tirar mis botas al río, demasiados años caminando juntos, me han llevado a incontables lugares, pero ya están desgastadas y no dan más de sí, como yo. Así comenzaré un nuevo ciclo en mi vida”.

Una noche se fue con una amiga a uno de los puentes de la ciudad y tiraron las botas al río, pero no se hundían, quisieron saber por qué y bajaron hasta la orilla, y allí estaban, casi sumergidas mientras cursaban lentamente el río.

Pocos minutos después, salió del río un castor,  ellos corrieron para ver qué era y cuando se acercaron observaron con asombro al peludo menudo. Al poco, el castor volvió al agua y desapareció.


Fin

Muchos buscaréis la moraleja, pero no la hay, no es una fábula sino hechos reales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s