Las estradas de Týrmea

你好 coronel?

Las campañas van llegando a su fin. Queda una piedra que se me resiste y no sé cómo atacarle con eficiencia, y si no consigo mover esa roca o hacerla trocitos no podré pasar a la ronda final, que será también arena de otro costal. La fruta tendrá que caer por su propio peso, pero parece que no pesa y el tempus fugit, pero el reloj parece que no se mueve.

Me encuentro ahora una de las estaciones de entrenamiento, donde avanzo en mi aprendizaje gracias a la teniente Týrmea, una persona de una fuerza descomunal y la suavidad de una flor de loto resplandeciente sobre el lago. También venció a un alien, como la teniente Ripley. Si la hubieras conocido, le habrías enviado la carta a ella. El aura que estrala sobrepasa lo visible y lo tangible, te implena quomodo si fueras un guante para, por fin, poder moverse. Lo que uno aprende de ella es mucho más de lo que se puede contar, abrirás mapas nuevos al descubrir que tiene alas, y estrella.

Además, en la estación hay unos cadetes de infantería, cada uno de proprio arte; también  de ellos se disce bastante.

Esta estación, en este inciso temporal, me enseña realidades nuevas, me las llevaré conmigo a donde vaya.

Mi Polkovnik, Loto Týrmea me ha mostrado las estradas de la estación y las que ella misma batió, me ha mostrado un mapa de ellas de suerte que no oblidaré, pues algunas de ellas serán mías también.

Coronel, no sé dónde quedas y si sigues ahí, pero no queda mucho para el final de la campaña; quizás ahí consigamos contactar.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s